Publicado el 20 agosto, 2020 / INCAR en los Medios

“Alta tasa de similitud entre genes de Tenacibaculum podría dificultar su análisis”