Publicado el 11 abril, 2022 / Noticias

Estudio de la línea Genómica Acuícola de INCAR analizó el papel de los genes de tripsina y los miRNA bantam en la sensibilidad farmacológica de los piojos de mar

Un estudio del Centro Interdisciplinario para la Investigación Acuícola (INCAR) describió por primera vez las interacciones entre los micro-ARN (miRNAs) y genes asociados a la respuesta a los fármacos en el piojo de mar Caligus rogecresseyi.

La investigación vinculada la línea “Genómica Acuícola” del centro de excelencia Fondap, tiene como autores a los investigadores Dr. Gustavo Núñez-Acuña, Dra. Valentina Valenzuela-Muñoz, Crisleri Carrera Naipil, Constanza Sáez-Vera, Bárbara P. Benavente, Dr. Diego Valenzuela-Miranda y Dr. Cristian Gallardo-Escárate, y tuvo por objetivo identificar, evaluar y validar las potenciales interacciones moleculares entre genes codificantes y miRNAs de la familia bantam de C. rogercresseyi expuesto a distintos antiparasitarios (azametifos deltametrina y cipermetrina).

Los genes codificantes utilizados en este estudio correspondieron a aquellos que codificante para tripsinas, que son proteínas con potencial función en la respuesta a fármacos en Caligus mediante participación en mecanismos de detoxificación celular. Estos genes se identificaron en regiones cromosómicas de la especie utilizando mapeos de resecuenación masiva de RNA contra el genoma del parásito, y a la vez se identificó aquellas regiones genómicas donde existen interacción con miRNAs del tipo bantam que podrían estar regulando su expresión.

“Estas interacciones pueden ser involucradas en la regulación de la expresión de genes con una función crítica en la respuesta antiparasitaria a los medicamentos y la aparición de resistencia farmacológica. La regulación de la expresión de genes de tripsina por parte de un bantam sugiere que este miRNA podría estar involucrado en la sensibilidad a fármacos de Caligus”, explicaron los especialistas.

En total, se identificaron un total de 60 genes de tripsina en el genoma de C. rogercresseyi, y 39 miRNA bantam que se expresaron diferencialmente en respuesta a la exposición al fármaco.

La contribución significativa del presente estudio se puede resumir en dos aspectos con respecto a las interacciones de tripsina y bantam: correlación de los niveles de expresión génica en regiones espaciales en los cromosomas de C. rogercresseyi, y validación de un sitio target de tripsina-bantam por parte de la ensayo de luciferesa.

Los Investigadores indicaron que futuros estudios confirmarán el potencial papel de las interacciones bantam-tripsina en la aparición de la resistencia farmacológica de estas especies de parásitos, elucidando nuevos posibles mecanismos de pérdida de sensibilidad a fármacos en C. rogercresseyi.